La Antártida, un vasto continente que abarca 14 millones de kilómetros cuadrados en el Polo Sur, enfrenta serias amenazas debido a la contaminación y el calentamiento global. A pesar de su lejanía y la escasa presencia humana, con solo 5,000 personas en verano y 1,000 en invierno, los efectos de la actividad humana se sienten profundamente en esta región.

El calentamiento global ha acelerado el derretimiento de los glaciares antárticos, que ahora se están derritiendo seis veces más rápido que en la década de 1990. Si esta tendencia continúa, se prevé que el nivel del mar aumentará 17 cm para el año 2100, lo que podría tener consecuencias catastróficas para las zonas costeras de todo el mundo.

Además del deshielo, la Antártida también sufre de contaminación por plásticos. Un informe de Greenpeace de 2018 reveló la presencia de microplásticos y compuestos químicos fluorados en muestras de agua y nieve del continente. Estos contaminantes, originados en actividades humanas, se degradan muy lentamente y afectan gravemente a los ecosistemas locales.

La interconexión de los sistemas terrestres significa que la contaminación generada en cualquier parte del mundo puede llegar a la Antártida. Un residuo arrojado en un río en Europa puede terminar contaminando este remoto ecosistema, demostrando que nuestras acciones tienen un impacto global.

La situación en la Antártida es un claro recordatorio de la necesidad urgente de abordar la contaminación y el cambio climático a nivel mundial. La protección de este frágil ecosistema depende de la acción colectiva y la responsabilidad ambiental de todos.