Un equipo de geólogos ha revelado un hallazgo sorprendente bajo la capa de hielo de la Antártida Occidental: un sistema fluvial de aproximadamente 1.600 kilómetros de longitud, que data de entre 34 y 44 millones de años. Este descubrimiento no solo proporciona una ventana al pasado geológico del continente helado, sino que también tiene implicaciones significativas para el estudio del cambio climático.

El río, oculto bajo toneladas de hielo, ha permanecido intacto durante millones de años, ofreciendo una oportunidad única para entender cómo era el clima en la Tierra en épocas prehistóricas. Los científicos utilizaron avanzadas técnicas de radar para detectar y mapear el río, revelando su vasta extensión y complejidad.

Este hallazgo es crucial porque la existencia de un sistema fluvial tan antiguo sugiere que la Antártida Occidental pudo haber tenido un clima mucho más cálido y húmedo en el pasado. Además, el descubrimiento subraya la vulnerabilidad de la región al calentamiento global actual. La topografía de la Antártida, con terrenos por debajo del nivel del mar, puede acelerar el derretimiento del hielo, lo que podría tener consecuencias catastróficas para el nivel del mar a nivel mundial.

El estudio de este río prehistórico permitirá a los científicos mejorar los modelos climáticos y prever con mayor precisión cómo responderá la capa de hielo antártica al calentamiento global. Este tipo de investigaciones es esencial para desarrollar estrategias efectivas que mitiguen los impactos del cambio climático y protejan nuestro planeta para las futuras generaciones.